Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

Francia: arranca el juicio de Ilich Ramírez, ‘el Chacal’

Última modificación : 07/03/2018

© Benoit PEYRUCQ / AFP | Ilich Ramírez Sánchez, alias "el Chacal" en su juicio en París el 5 de marzo de 2018

Por Tristan Ustyanowski

Figura del terrorismo de extrema izquierda, alias ‘Carlos’ o ‘el Chacal’ enfrentará su último juicio a partir de este lunes 5 de marzo por un atentado cometido en un almacén parisino que dejó 2 fallecidos y decenas de heridos.

Carlos es el símbolo de las acciones violentas perpetradas por grupos de organizaciones marxistas radicales en las décadas de los setenta y ochenta. El terrorista que marcó a una generación por la violencia de sus actuaciones y por su capacidad de quedarse en la clandestinidad.

Durante prácticamente dos décadas escapó de las mallas de todas las policías que lo buscaban hasta que las autoridades de Francia, país blanco de varios actos sangrientos de su instigación, lo capturaron en 1994.

Esta semana se abre en París su juicio en apelación para uno de estos atentados, última etapa de un largo recorrido judicial para ‘el Chacal'. El acusado que se define como un "revolucionario de profesión" a favor de la "resistencia palestina" manifestó a los magistrados, en su primer día de juicio que, "la lucha armada no es una opción, es una necesidad".

De los padres leninistas a Palestina: la agitada trayectoria de ‘el Chacal’

Su verdadero nombre: Ilich Ramírez Sánchez. Oriundo del Estado de Táchira en Venezuela, se crió en una familia con tendencia comunista. De hecho, sus padres lo llamaron Ilich por ser unos de los apellidos de Lenin, el fundador de la Unión Soviética. Después de una educación estrictamente ‘antiimperialista’ que lo llevó hasta una universidad de Moscú, llegó a Oriente Próximo en donde ingresó en las filas del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), una organización que terminó de asentar su radicalismo.

A partir del año 1973, desde Londres y bajo el alias de ‘Carlos’, tomó el mando de las “operaciones exteriores” del FPLP y empezó a liderar una serie de actos violentos en contra de bancos, periódicos y empresarios. El terrorista atacó también directamente a la inteligencia francesa, la entonces DST, para presionar al Estado por la liberación de miembros del ejército rojo japonés, matando de su propia mano a varios agentes.

El acto quizá más llamativo de este periodo de ‘el Chacal’, es la organización de la toma de rehenes en la sede de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena en diciembre de 1975. Más de sesenta personas fueron secuestradas dentro de cuales había varios ministros de los países miembros de la OPEP, todo esto por parte de un comando que lideraba ‘Carlos’. Una sucesión rocambolesca de eventos que terminó con la liberación de los rehenes y un asilo en Libia para los acusados del acto.

Ilich Ramírez continuó perpetrando muchas acciones violentas durante los años que siguieron, dentro los cuales se encuentra un intento de ataque al bazuka en el aeropuerto internacional de Orly (París) y un atentado en una estación de tren de la ciudad de Marsella que dejó cinco muertos. Una trayectoria criminal que seguía siendo un rompecabezas para las policías del mundo mientras el individuo seguía suelto, moviéndose entre Siria, Líbano y África.

Fin de la historia para el “terrorista rojo” más famoso del mundo

‘Carlos’ fue finalmente capturado por una fuerza especial francesa en Jartum (Sudán) en 1994, quien lo raptó sin mandato de extradición y lo trajo a Francia. En 1997 es condenado en París a la reclusión criminal a perpetuidad por tres asesinatos cometidos en los años setenta y en 2011 se le agregó una pena por cuatro atentados perpetrados a principios de los ochenta.

Este último juicio que se desarrolla esta semana tratará de confirmar o no la otra pena de por vida que se infligió el año pasado por el atentado en el almacén Drugstore de París de 1974. ‘Carlos’, quien negó los cargos, es acusado de haber lanzado una granada a este lugar entonces muy concurrido por los parisinos, dejando así dos muertos y 34 lesionados. El terrorista, que entonces tenía vínculos con el grupo extremista alemán Banda Baader, quería en ese momento comprobar su determinación frente a las autoridades francesas, las cuales demoraron hasta ahora para demostrar su responsabilidad.

Tras una vida de violencia y de fuga a través del mundo, el venezolano de 68 años enfrentará su última etapa judicial para responder por su pasado sangriento. Desde sus diferentes celdas ‘El Chacal’ comunicó su amistad a individuos como Osama Bin Laden y Sadam Husein. Después de dos décadas detrás de las rejas, la sentencia que se espera para el 16 de marzo confirmará probablemente que su tumultuosa historia terminará ahí.

Con AFP