Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

‘Una mujer fantástica’, la película “made in Chile” que pone el tema transgénero en el ojo público (mundial)

Última modificación : 04/03/2018

© Productora Fabula / Youtube | Vega ha confesado que Chile vive “un cambio generacional y direccional”.

Por Patricia Luna

Daniela Vega, protagonista de ‘Una mujer fantástica’, se convertirá en la primera mujer trans en presentar unos premios en la ceremonia de los Óscar. Estas son las claves de la película que está rompiendo paradigmas en Chile.

El director Sebastián Lelio ha definido como “un acto de amor cinematográfico” a su película que competirá por el Óscar a mejor película de lengua no inglesa por Chile y que refleja la lucha de una mujer transgénero que ha de enfrentarse de forma estoica a los prejuicios y violencia de la sociedad, cuando su pareja –20 años mayor que ella- fallece de manera repentina.

Marina enfrentará la pérdida de su pareja pero, sobre todo, los prejuicios de los investigadores, la vergüenza de los hijos de esta y la furia de la exesposa, que no entienden que su padre y exmarido haya podido enamorarse de una joven transexual de origen humilde.

La película “tiene que ver con los límites de la empatía, lo que estamos dispuestos a permitir del otro, quién se arroga la autoridad para determinar que existen personas ilegítimas o amores ilegítimos, quién traza la línea, con qué autoridad”, explicó Leilo en una entrevista con la agencia AFP.

Aunque Vega, exaltada mundialmente por su interpretación, ha declarado que “no venimos a pedir permiso para ser quiénes somos, seamos trans o no, sencillamente somos como somos” y afirma no representar a nadie, lo cierto es que la cinta ha supuesto una revolución social, simbolizando la tensión entre dos Chiles, uno que alaba a la Vega que aparece en todas las portadas de las revistas nacionales y extranjeras, y el otro el que la insultaría al verla pasear por la calle si no fuera una actriz reconocida.

La cinta constituye “un hito histórico, no solo a nivel cinematográfico, por el hecho de estar nominada como mejor película extranjera”, puesto que ya había habido otra película del chileno Pablo Larraín nominada a la misma categoría en los último años, “sino que es un hito porque hace un punto de quiebre, de tensión, en la sociedad chilena, una sociedad que aunque se declara laica es bastante conservadora, piensa que todavía tiene una capilla en el palacio de gobierno, y que hace dos Te Deum, dos misas, previo a las fiestas nacionales y para los cambios de mando. Entonces tan tan progres no somos”, explicó a France 24 el académico de la Escuela de Cine de la Universidad Mayor Jorge David.

“De pronto surge una película que alcanza este nivel reconocimiento internacional, en una sociedad que justo está en un punto de inflexión y transición entre lo que tiene que ver con el feminismo y lo que tiene que ver con la identidad de género, una película que justamente golpea en ambos puntos. Porque el temor a lo trans, a la comunidad LGBT (movimiento a favor de los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y trans), no es sino un temor a la feminidad que tiene la masculinidad, en una sociedad que está enclavada en un machismo religioso”, apunta David.

El académico relata cómo la exhibición de la película en una pequeña ciudad al sur de Chile generó una reacción mezclada entre aquellos que se reían cuando la protagonista era insultada por su condición sexual y los que se sentían mal por lo que estaba ocurriendo. “Esa escisión es un claro ejemplo de por qué surge una película que está hablando de eso en nuestro país justo cuando nuestro Congreso está debatiendo una ley de identidad de género”, lo que, a su parecer, “revela las capacidades artísticas y urgencias artísticas de esa comunidad que son necesarias y necesitan ser expuestas”. Para David la película y su éxito facilitan el tránsito social a un Chile más abierto “que el mundo reconozca esto y le plazca es justo un espaldarazo para que el cambio se suscite”, y quede atrás “esa visión conservadora porque en realidad el género se define por algo mucho más importante que lo que podemos tener entre las piernas”, añade.

Daniela Vega: “hasta hoy el Estado chileno no reconoce la identidad trans y eso hay que tomarlo como violencia también”

La propia Vega ha confesado que Chile vive “un cambio generacional y direccional” que no siempre está acompañado por “los gobiernos, los estados y los legisladores”, que a veces van por detrás de lo que la sociedad necesita. Hay “personas que estamos vistiendo con otros colores, remando hacia adelante, a pesar de remar en este mar que impide que la sociedad avance con mayor holgura, mayor rapidez”, declaró a la AFP.

Aunque Vega niega ser agente o referente de cambio o de nada y asegura que la película pretende más instalar preguntas que proponer respuestas o verdades, ella también ha declarado sufrir violencia, sobre todo la institucional. “Hasta hoy el Estado chileno no reconoce la identidad trans y eso hay que tomarlo como violencia también”, señala, afirmando en repetidas ocasiones que aunque representa a su país en el cine y en el mundo, Chile no le permite elegir el nombre que aparece en su documento de identidad.

“Definitivamente la película constituye una muestra más de una sociedad en la que se observa una gran tensión entre por un lado los discursos existentes respectos a valores, normas y las prácticas efectivas de las personas”, señaló por su parte a France 24 Jaime Barrientos psicólogo y académico de la Escuela de Psicología de la Universidad de Santiago de Chile y autor del estudio  “Más allá de la homofobia: calidad de vida y crecimiento postraumático como respuesta al estrés minoritario de gays y lesbianas en Chile”.

“No obstante las prácticas de las personas suelen ser más flexibles y liberales que lo que los discursos sobre todo mostrados por la prensa indican. La sociedad ha avanzado mucho incluso tensionando la función regulatoria que la Iglesia, sobre todo la Católica, ha tenido durante muchos años”, afirma.

“La película viene a confirmar eso pero también colocando a la figura de una persona trans como un sujeto de derecho, y como un sujeto que precisamente en un país como Chile requiere que respeten sus derechos, haciendo urgente la necesidad de aprobar una ley de identidad de género.”, explica Barrientos.

'Una mujer fantástica’ ya cuenta con un Oso de Plata, un Goya y promete ir por un Óscar

‘Una mujer fantástica’ ya se ha llevado varios premios internacionales, como el premio mejor largometraje de temática LGBT y el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín, ha sido galardonada en el de San Sebastián y recibió el Goya a la mejor cinta iberoamericana, además de haber sido nominada a los Globos de Oro, entre otros.

Para muchos el despliegue de su estrategia de marketing en el momento adecuado, con la temática adecuada en el momento justo, la hacen favorita para llevarse la estatuilla el domingo.

Pero no hay quienes dudan de si el mejor premio no se lo ha llevado o lo ha traído ya.

“Yo creo que cuando Dani Vega recibió el Goya dijo las tres fases que definen justamente lo que tiene que pasar en la sociedad chilena, como si fuera casi una arenga”, explica David.

- “Amor, resistencia y rebeldía”. “Cuando dijo estas tres palabras ella termina de asumirse como un símbolo, el personaje de Dani Vega, como actriz y como persona, y claramente también postula desde esa vitrina a través de ese discurso lo que tiene que pasar en el país. Para no ceder al conservadurismo tenemos que aprender a resistir, resistir con amor, y tenemos que ser rebeldes a lo que nos quiere imponer”, concluye David.

  • Cine / Oscar 2018

    'La forma del agua' lidera la lista de nominados a los Oscar 2018

    Saber más

  • Premios Oscar

    Película sobre la guerra siria está nominada al Oscar como mejor documental

    Saber más

  • CULTURA

    Los premios Oscar con acento latino

    Saber más