Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

Policía interroga al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por otro caso de corrupción

Última modificación : 02/03/2018

© Reuters

Por Natalia Cabrera

Como parte de las investigaciones del 'caso 4.000', en el que se cree que Benjamin Netanyahu recibió un cubrimiento positivo de un medio a cambio de hacer favores de su propietario, la Policía interrogó durante 5 horas al primer ministro de Israel.

El 13 de febrero la policía israelí recomendó que la Fiscalía iniciara un proceso en contra de Benjamin Netanyahu en dos casos: el caso 1000 y el caso 2000. Ahora, la Policía acudió a la residencia del jefe del Gobierno de 68 años en Jerusalén para interrogarlo por un tercer caso: 'el caso 4.000' o Bezeq.

El 'caso 4.000' busca determinar si el dueño de la empresa de telecomunicaciones Bezeq y la agencia de noticias Walla, Shaul Elovitch, recibió beneficios para su compañía cuando Netanyahu ejercía el cargo de ministro de comunicaciones (además del de primer ministro) entre 2015 y 2017 a cambio de publicar información que ayudara a mejorar la imagen del jefe del Gobierno israelí.

Los investigadores policiales también interrogaron a su esposa, Sara, por el mismo caso. Ambos declararon “bajo caución” por lo que la Policía podría considerarlos sospechosos en adelante.

Se trata de la octava vez que Netanyahu es interrogado por casos de corrupción. Es sospechoso de fraude, abuso de confianza y soborno por el 'caso 1.000', que investiga si recibió regalos a cambio de favores desde el Gobierno y en el 'caso 2.000', que estudia otro presunto pacto con el dueño de un periódico para obtener más cubrimientos favorables.

Por las pesquisas han sido arrestados el exasesor de comunicaciones de Netanyahu, Nir Hefetz y Shlomo Filber, el exdirector general del Ministerio de Comunicaciones de Israel, que precisamente lo inculpó tras firmar un cargo de la policía.

Los electores de Netanyahu lo creen corrupto, pero lo apoyan

Nada de esto significa Netanyahu vaya a ser procesado. La policía solo puede hacer recomendaciones y será el fiscal general, Avichai Mandelblit, el encargado de decidir si formulara cargos, y esa decisión podría tomar meses.

Algunos sectores opositores creen que el hecho de que el líder del gobierno israelí esté bajo escrutinio podría afectar el espectro político. Sin embargo, los electores de Netanyahu lo creen corrupto pero mantienen su apoyo, de acuerdo con una encuesta del diario israelí Maariv.

El 48 % de los encuestados por el medio de comunicación creen que Netanyahu es corrupto, el 38 % considera que no y el 14 % no sabe.

Entre quienes se identifican como votantes de su partido, Likud, el 68 % no cree que el primer ministro deba renunciar y solo el 19 % cree que debería apartarse del cargo.

Benjamin Netanyahu es conocido como Bibi en Israel. Fue el jefe de Gobierno más joven de la historia del país, al asumir el cargo con 47 años, también fue el primero en nacer después de la fundación de Israel y si en septiembre es ratificado como primer ministro romperá el récord de permanencia con más de 10 años.