Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

Batalla de Afrín en Siria: estas son las fuerzas involucradas

Última modificación : 23/02/2018

© Khalil Ashawi / Reuters | Miembros del Ejército Libre Sirio cerca de Afrín.

Por Françoise Marmouyet

La ofensiva turca contra el enclave kurdo de Afrín, en Siria, comienza su segundo mes. ¿Cuáles son las fuerzas que se enfrentan en el terreno, y cuál es la postura de los diferentes actores del conflicto? France 24 le explica.

La ofensiva turca para sacar a la milicia kurda YPG (Unidades de Protección Popular) del enclave de Afrín, en el norte de Siria, entra en su segundo mes sin una solución rápida a la vista. Comenzó el 20 de enero, con el lanzamiento de una operación terrestre y aérea por parte de Ankara. Turquía, que libra un conflicto con los kurdos en su propio territorio desde 1984, ve como una amenaza para su seguridad la presencia de las fuerzas de YPG en una región cercana a su frontera.

Sobre todo, desde que la coalición internacional anti-yihadista, respaldada por Estados Unidos, anunció el pasado 14 de enero que trabajaría con sus aliados de las Fuerzas Democráticas Sirias (en las que YPG es mayoría), para formar una nueva fuerza fronteriza de 30.000 hombres. Para Turquía, esta formación legitimaría a la YPG, a la que considera una organización terrorista.

Mientras que la guerra local contra el grupo Estado Islámico (EI) parece estar llegando a su fin, la batalla de Afrín está haciendo resurgir las tensiones que la lucha común contra la organización yihadista había dejado sin resolver. De cara al conflicto regional, las potencias externas –Rusia y Estados Unidos, principalmente- también juegan sus cartas.

¿Quién se enfrenta a quién en el terreno, quién apoya a quién y por qué?

Facciones del Ejército Libre Sirio cercanas a Turquía

Desde el comienzo, las facciones del Ejército Libre Sirio se comprometieron con Turquía en la batalla de Afrín. Estos grupos rebeldes se constituyeron en un principio para luchar contra el régimen de Bashar al-Ássad cuando comenzó la guerra civil siria, en el 2011. Actualmente, según el centro de investigación Jussoor, cercano a la oposición siria, citado por Le Monde, entre 5.000 y 7.000 combatientes serían desplegados cerca de los turcos.

“Esas brigadas del Ejército Libre Sirio son armadas y pagadas por Ankara”, dijo Wassim Nasr, periodista de France 24, especializado en el conflicto sirio. Entre 2014 y 2018 esas facciones también habían luchado contra los yihadistas de EI.

Las milicias de Assad que quieren frenar la ofensiva turca

Cuando Damasco anunciaba que las fuerzas del régimen accederían al enclave kurdo de Afrín, las milicias pro Assad entraban a la región a instancias del YPG, para repeler la ofensiva turca. El ejército turco y los rebeldes del Ejército Libre Sirio han intentado convencerlos de regresar utilizando disparos de advertencia, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha amenazado a las autoridades sirias con graves consecuencias.

“En este caso, más allá de la acción de las milicias pro Assad, es indudable que el régimen apoya a los kurdos porque permitió que transitaran por el territorio para unirse al enclave de Afrín desde el comienzo”, explicó Nasr.

El gobierno sirio tiene una relación compleja y ambigua con los kurdos de Siria, quienes establecieron tres cantones autónomos, incluido el de Afrín, en el norte de Siria desde el comienzo de la guerra civil.

Combatientes extranjeros en las filas de la YPG

La YPG también cuenta con combatientes extranjeros que luchan o han luchado junto a la minoría kurda por idealismo. Entre ellos, el francés Olivier Le Clainche, conocido como Kendal Breizh, de 41 años, muerto el 10 de febrero en Afrín durante un bombardeo aéreo turco, en compañía de un español, Baran Galicia. La YPG también anunció la muerte de un holandés de 25 años.

Rusia, apoyo de Assad y de Turquía

Rusia, aliado clave del régimen de Damasco en la región, también es cercano a Turquía. Prueba de ello es que antes de que comenzara la batalla de Afrín el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, ordenó la retirada de las tropas rusas de esa zona, para “evitar posibles provocaciones” y “descartar cualquier toda amenaza contra la vida y la salud de los militares rusos”. Este poderoso aliado controla el espacio aéreo en el norte de Siria.  

Pero aunque Moscú haya aceptado tácitamente la ofensiva de Afrín, el Kremlin mostró su descontento con Ankara cerrando el espacio aéreo durante varios días después de que un avión ruso fuera derribado a principios de febrero en un territorio del norte de Siria, donde se supone que los observadores militares turcos hacen respetar una zona de distensión.

Estados Unidos, aliado circunstancial de los kurdos

La milicia de YPG ha sido un aliado indispensable de Estados Unidos en la lucha contra el grupo EI en Siria, pero Washington no pudo evitar la ofensiva turca contra Afrín. Estados Unidos busca moderar la posición de Turquía y evitar que continúe su ofensiva en Manbij (otro enclave kurdo al este de Afrín) donde las fuerzas estadounidenses están presentes.

El 15 de febrero, durante una visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, a Turquía, ambos países anunciaron la creación de un “grupo de trabajo” para superar juntos la grave crisis que enfrentan desde el comienzo de la batalla de Afrín. Su prioridad: encontrar una solución para la ciudad estratégica de Manbij.

Con AFP