Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

CULTURA

¿Cómo nos relatan el mundo los cineastas, los novelistas y los artistas en general? France 24 sale al encuentro de una cultura comprometida con su época. No se la pierda todos los jueves a las 18:45 (hora Bogotá - Quito - Lima).

ARCO y el arte en disputa

Última modificación : 23/02/2018

Por Janira Gómez Muñoz

Si algo permite el arte son múltiples interpretaciones. Eso es lo que ocurrió durante la inauguración de la nueva edición de la feria de arte contemporáneo ARCO, con la retirada de una obra sobre "presos políticos en España". Una decisión que tuvo sus defensores y detractores.

Esta semana, ArcoMadrid recogió el relevo de la feria mexicana Zona Maco y se convirtió en la cita obligada del arte contemporáneo para los galeristas europeos, norteamericanos y sobre todo latinos. Un total de 200 galerías procedentes de 29 países diferentes no han faltado a esta exposición que cumple 37 ediciones siendo una referencia y que este año se centra en la temática del futuro.

Pero en ninguna de las ediciones anteriores la polémica había estado tan expuesta, ya que es la primera vez que ARCO se inaugura con una obra menos en la pared.

La razón es que el recinto ferial IFEMA (el recinto organizador que trabaja junto a la alcaldía de la ciudad) pidió retirar una obra del artista Santiago Sierra sobre la situación de “los presos políticos en la España contemporánea”, al incluir rostros pixelados como el de Oriol Junqueras, encarcelado por el proceso independentista de Cataluña y ser parte del actual conflicto regional.

Aunque no contaba con el beneplácito del director de la feria, la galerista encargada, Helga de Alvear, descolgó la obra que ha desatado una polémica política en el país, hasta el punto de que los 500 folletos informativos de la pieza de Sierra se vendieron a casi diez dólares por ejemplar.

“Lamentamos y pedimos sinceras disculpas ante la controversia que se ha producido (…) en ningún caso perseguía ejercer ninguna censura a la creación, aun cuando la percepción pública haya sido ésta. No hubo mala fe en esta acción, y aceptamos las críticas recibidas”, transmitió finalmente IFEMA.

Pese a las disculpas, en la feria ARCO de este año se ha instalado un clima que solo el arte podía generar. Abierto a múltiples interpretaciones, no siempre se expresa a gusto de todos, pero sin duda ha ejercido su función: el de controversia y reflexión sobre los tiempos en los que vivimos.

En esta crónica también hablamos sobre las nominaciones de los Premios Platino que se celebrarán en abril, las particularidades cinéfilas que nos deja la Berlinale y las musas que rodean a la mexicana Natalia Lafourcade que ha presentado un segundo volumen que homenajea al folclore latinoamericano.