Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

Los retratos de los Obama ahora hacen parte de la National Portrait Gallery

Última modificación : 13/02/2018

© Jim Bourg / Reuters

Por Andrea Amaya

Barack y Michelle Obama fueron retratados por los artistas afroamericanos, Kehinde Wiley y Amy Sherald. Las obras harán parte de la colección de retratos presidenciales de la National Portrait Gallery.

Canoso y con orejas grandes fue como Barack Obama se vio al caer la tela negra que cubría su retrato. El humor que siempre lo ha caracterizado no faltó en la recepción celebrada en la National Portrait Gallery, en Washington.

El expresidente estadounidense estuvo junto a su esposa, Michelle Obama, quien también fue retratada. Las obras de la pareja hacen parte de un encargo del museo estadounidense para su colección de retratos presidenciales y que fue abierta al público en 1968, gracias a una ley aprobada en 1962.

Los Obama fueron quienes seleccionaron a los artistas Kehinde Wiley y Amy Sherald para realizar sus pinturas. Ambos son también afroamericanos y han trabajado los temas de la raza en sus obras anteriores.

La primera pareja presidencial afroamericana en la National Portrait Gallery

Durante su estadía en la Casa Blanca, Barack y Michelle representaron una evolución en la política y la sociedad estadounidense. Siendo el primer presidente afroamericano, Obama rompió esquemas en una sociedad que ha oprimido tanto a la comunidad afro.

"Pienso en todos los jóvenes, especialmente en las niñas de color, que, en los años venideros, vendrán a este museo y verán la imagen de alguien que se ve como ellas en el muro de esta gran institución estadounidense", dijo la exprimera dama durante la ceremonia.

Los retratos de los Obama también rompieron esquemas. Acostumbrados a la típica pintura con colores sobrios, en el que el poder y la hipermasculinidad se expresan en las caras de los expresidentes, Barack Obama sale, al contrario, sentado en una silla de madera en una pose poco tensa, con una cortina de hojas verdes y flores de diferentes colores de fondo.

Michelle, ella, sale sentada portando un vestido blanco con figuras geométricas. Uno de sus brazos reposa en su pierna, mientras que el otro se levanta para que su mano sostenga su mentón.

Seguramente el uso que Kehinde Wiley y Amy Sherald dieron a los colores, las formas, las poses y simplemente porque sus clientes fueron los Obama, todo esto hace que las nuevas adquisiciones de la National Portrait Gallery rompan esquemas en el arte político.

Con Reuters