Player

France 24 Móvil - Actualidad internacional las 24 horas

Elección presidencial histórica y competida en Sierra Leona

Última modificación : 07/03/2018

© Olivia Acland / Reuters | La gente espera para emitir su voto durante las elecciones presidenciales de Sierra Leona en Freetown, el 7 de marzo de 2018.

Por Santiago López

Sierra Leona acude a las urnas en las primeras elecciones en medio de una crisis económica debido a la caida de los precios del hierro y tras la epidemia de Ébola de 2014.

Cerca de 3,2 millones de votantes están llamados a las urnas a lo largo y ancho de Sierra Leona, un país de África occidental que fue colonia británica hasta 1961 cuando comenzó una tormentosa vida como Estado independiente.

Para 800.000 de los votantes, estas serán las primeras elecciones en las que participan, por lo que captar el voto de los jóvenes ha sido uno de los objetivos de los partidos políticos que han propuesto mejoras en la educación y creación de empleo, dos de los problemas más agudos de Sierra Leona en donde más del 60 por ciento de los habitantes vive con menos de 1.25 dólares al día, según datos de Naciones Unidas.

Fuentes de la Comisión Electoral de Sierra Leona, aseguraron a la agencia de noticias EFE que los primeros resultados de esta primera vuelta comenzarán a conocerse a partir del fin de semana o incluso a partir del lunes próximo, debido a la precariedad del sistema de conteo de votos y a la ausencia de tecnología avanzada.

Los candidatos a la presidencia de Sierra Leona

La formación oficialista, el socialista Congreso de Todo el Pueblo (APC) presenta al exministro de Finanzas y Exteriores, Samura Kamara, como candidato acompañado del vicepresidente del Parlamento, Chernor Maiu Bah.

Kamara es visto como un candidato que dará continuidad al legado del actual mandatario Ernest Bai Komora, quien estuvo 10 años en el poder y cuyo mandato se enfocó en el desarrollo de las infraestructuras, algo que le valió críticas de la oposición que considera que el país tiene otros problemas más importantes para resolver de forma inmediata.

Por el Partido Popular de Sierra Leona (SLPP) se presenta como candidato Julius Maada Bio, quien dio un golpe de Estado en 1996, después de haber colaborado en otro golpe cuatro años antes, que le permitió gobernar por tres meses y dar paso a unos comicios democráticos y pluripartidistas en plena guerra civil.

La reelección de Bio como líder del partido provocó una división interna en el SLPP que llevó a la creación de la Gran Coalición Nacional (NGC), partido que es liderado por Kandeh Yumkella, un ex alto funcionario de la Naciones Unidas.

El candidato que cuente con el favoritismo del electorado deberá obtener más del 55 por ciento de los votos para así evitar ir a una segunda vuelta, un escenario probable dada la atomización el voto entre el electorado.

Interés internacional en el futuro de Sierra Leona

Las elecciones seran monitoreadas por observadores de la Unión Europea y delegados del Reino Unido, así como de organismos regionales como la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Varios ex jefes de Estado de países africanos, que hacen parte de la CEDEAO, están en Freetown, la capital de Sierra Leona para supervisar la jornada electoral: el ghanés, Dramani Mahama; el sudafricano Hgalema Molanthe y el liberiano Amos Sawyer que liderará al grupo.

La delegación de la Unión Europea está encabezada por la eurodiputada galesa, Jean Lambert, quien afirmó en una entrevista a la agencia EFE que “tanto los ciudadanos como los partidos políticos y la Comisión Electoral están preparados” para la votación, ya que cada vez que el país vota es “un paso más para alejarse de la guerra y un signo de progreso”.

Sierra Leona consiguió poner fin una sangrienta guerra civil que devastó el país entre 1991 y 2002, razón por la que esta pequeña nación africana quiere demostrarle a la comunidad internacional que puede vivir procesos democráticos y hacer traspasos de poder de forma pacífica, tal y como lo ha demostrado recientemente la vecina Liberia que realizó unos comicios libres de violencia, en los que el opositor, el ex futbolista George Weah, venció al candidato oficialista.

Con EFE